Qué es un blog y para qué sirve

Qué es un blog y para qué sirve

Un blog es un servicio web diseñado para que cualquier usuario pueda crear y publicar contenido en Internet de una forma fácil y atractiva, sin necesidad de ningún conocimiento técnico. Asimismo, el blog permitir a sus lectores incluir sus propias opiniones o aportaciones, permitiendo establecer una comunicación, una relación, entre autor y lectores alrededor del tema común que les une, los artículos del blog.

Aunque los blogs tienen sus antecedentes en los servicios de noticias, listas de correo y BBS, el blog moderno es una evolución de los diarios en línea que se empezaron a escribir a mediados de los 90. El término web log fue acuñado por Jorn Barger en 1997 y su abreviación blog la ideó Peter Merholz al dividir la palabra weblog en la frase we blog, creando la palabra por la que sería conocido el servicio a partir de entonces. El término log se puede traducir como registro o diario, por lo que web log se traduciría como diario web, de ahí el nombre de bitácora por el que frecuentemente se le conoce en castellano.

Escribir un blog
Escribir un blog

Con la llegada del nuevo milenio, los blogs empezaron a ocuparse de temáticas muy diversas, haciendo posible que personas de todo tipo, sin necesidad de ningún apoyo editorial, alcanzasen un alto gado de influencia social. Esto dio pie a que surgieran servicios web (como WordPress o Blogger) especializados en blogs que hacen que crear y publicar en un blog sea una actividad muy simple.

El autor o autores del blog escriben de forma periódica, convirtiéndose en una especie de actualización cronológica del tema del que trata el blog. No obstante, cada autor es libre de orientar su blog como estime conveniente. Conforme se crea contenido, el blog deja de ser un conjunto de reflexiones inconexas para convertirse en una revista de artículos más o menos especializados que, al igual que ésta, puede disponer de secciones y apartados temáticos.

Qué tipos de blog existen

En realidad, no es fácil realizar una clasificación rigurosa de los tipos de blog que existen. La respuesta depende del criterio de clasificación que se utilice. En nuestro caso, como la idea es mostrar un panorama general, nos vamos a decantar por la siguiente clasificación basada en quién escribe el blog:

  • Blog corporativo. Lo crea la empresa con el objetivo de apoyar su estrategia de comunicación. Generalmente forma parte de la página web de la empresa y suele ser un medio de comunicación con sus clientes, inversores, proveedores o personas interesadas. La temática puede centrarse en la empresa (sus productos, proyectos, ejemplos de éxito de sus productos o servicios, etc.) o tener una visión más amplia (noticias del sector, intereses de sus clientes, etc.).
  • Blog profesional. Lo crea un profesional (programadores, médicos, artistas, carpintero, estilistas, etc.) con la idea de crear su marca, darse a conocer profesionalmente o relacionarse con sus seguidores. Sería como un blog corporativo, pero aplicado a una persona. Generalmente, suelen limitarse a la temática de su profesión.
  • Blog personal. Son los que crean cualquier persona con la simple finalidad de publicar sus ideas, pensamientos o capacidades artísticas o intelectuales. La temática solo tiene el límite de la imaginación. Pueden mostrar opiniones, experiencias, artísticos, académicos o simplemente mostrar el día a día que les rodea.
Valores de un blog corporativo
Valores de un blog corporativo

Independientemente de la clasificación anterior, son muchos los autores de blog que buscan conseguir un rendimiento económico. De hecho, en muchos casos se trata de su ingreso principal, su profesión. Esto es lo que se conoce como monetizar el blog (monetize a blog). Una forma de ganar dinero es centrando la temática del blog en un tema muy específico en el que se tenga la posibilidad de destacar en los resultados de búsqueda. A esto se le conoce como blog de nicho, pero no deja de ser un blog profesional o personal que utiliza una determinada estrategia de monetización o de conseguir audiencia. Otra estrategia es utilizar un blog de afiliación. Esto es, se escriben contenidos que incluyen enlaces a productos o servicios reales con los que el autor gana dinero, si el lector termina comprándolo.

Cómo crear un blog

Un blog es un sistema gestión de contenidos conocido de forma genérica como CMS (Content Management System). Aunque, en realidad, no dejan de ser páginas webs que pueden ser diseñadas como cualquier otra web, al ser contenidos que se ven creando y editando de forma continua, el disponer de una herramienta de gestión aporta funcionalidades que hacen que esta tarea sea mucho más fácil de llevar. Un servicio de blog supone crear, editar y publicar una multitud de contenidos (artículos), escritos por uno o varios autores, publicados según unas reglas y dispuestos de acuerdo a una estética. Además se deben gestionar los comentarios, las suscripciones y la publicidad. En ocasiones, incluso se dispone de una tienda de productos o servicios, con todo lo que esto supone de gestión del carrito de la compra o de los medios de pago.

Por suerte, en el mercado existen multitud de soluciones de todo tipo: gratuitas y de pago, simples y complejas, para principiantes y para profesionales. Todas ellas incluyen la posibilidad de personalizar el diseño y la estática de la web.

En general, existen dos opciones a la hora de crear un blog:

  • Utilizar un servicio de Blog. Permiten crear un blog en la propia plataforma web del servicio. Aunque limita mucho las posibilidades del blog, permite crearlo en pocos minutos. No se necesita ningún conocimiento técnico, simplemente se entra en la página del servicio (por ejemplo, wordpress.com) y se van siguiendo los pasos que se indican. Se podrá elegir una estática articular y un nombre para el blog. Eso es todo. Tendremos un blog del tipo miblog.wordpress.com. Estas plataformas suelen ser gratuitas, aunque, si se desea, por poco dinero se podrá utilizar un nombre de dominio propio (del tipo miblog.com) o tener acceso a servicios adicionales. Las plataformas de blog más populares son WordPress.com, Blogger (de Google) o Wix.
  • Utilizar un software CMS. En este caso es necesario disponer de un servidor que, puede ser propio, o se puede contratar un servicio de alojamiento web (hosting). El software de gestión de contenidos, CMS, se instala en el servidor. Existen CMS gratuitos (por ejemplo, WordPress.org) y de pago. Adicionalmente, se tendrá que comprar un dominio (que será de nuestra propiedad). Los dominios suelen ser muy baratos, el problema es encontrar uno que interese y que esté disponible. Aunque esta opción de utilizar un software CMS es algo más complicada de poner en marcha, en realidad, tampoco hacen falta conocimientos técnicos avanzados. A cambio, se contará con un amplio panorama de funcionalidades adicionales (publicidad, carrito de la compra, medios de pago, etc.), lo que nos permitirá mejorar la visibilidad y rendimiento del blog. Los software CMS más populares son WordPress.org, Joomla o Drupal.

La plataforma de blog más popular es WordPress. Esta plataforma ofrece sus servicios de alojamiento de blogs a través de wordpress.com con opciones gratuitas y de pago. Por otro lado, ofrece su software libre de CMS a través de wordpress.org que puede instalarse gratuitamente en cualquier servidor (propio o en hosting).

Cómo ganar dinero con un blog

Potencialmente, un blog puede convertirse en una fuente de ingresos. No obstante, hay que ser consciente de que cuando se crea un blog para ganar dinero, se convierte en un trabajo, con todos sus inconvenientes.

Por muy interesante que sea la temática, por muy bueno que sea el que escribe y por muy trabajado que esté el diseño de la página, cada blog compite con miles de ellos por conseguir la atención de los lectores. Por tanto, querer ganar dinero con un blog significa comprometerse a trabajar mucho sin ninguna garantía de éxito.

Ganar dinero con un blog
Ganar dinero con un blog

Teniendo esto en cuenta, se puede decir también que las formas de tener ingresos con un blog son también muy variadas. Se puede tener ingresos directos (publicidad, venta directa de productos o servicios, etc) o indirectos (por ejemplo, promocionando nuestros otros servicios profesionales). Pero, en cualquier caso, la imaginación siempre puede dar con otras maneras no tradicionales de generar beneficios.

La formas más tradicional de generar ingresos con un blog es a través de la publicidad. Aunque no es necesariamente la que genera más ingresos, como es muy simple de implementar, es la que elige la mayoría. Se tienen las siguientes opciones:

  • PPC (pay per clic, pago por clic). Se insertan anuncios en el blog y se cobra una cantidad cada vez que el usuario hace clic sobre ellos. Existen distintas plataformas de PPC, pero la más utilizada es Adsense de Google. Simplemente nos damos de alta e insertamos en nuestra página el código que nos proporciona. Cada vez que un lector haga clic sobre cualquiera de los anuncios que aparecen, se cobra una comisión. La comisión depende de varios factores (temática, etc.), pero son algunas céntimos de euro por clic (pongamos entre 5 y 40 céntimos). Por otro lado, solo entre el 1 y el 2% de los visitantes hacen clic en algún anuncio, lo que quiere decir que para que el ingreso sea significativo, el blog tendría que recibir decenas de miles de visitas al mes.
  • CPA (coste por acción) o marketing de afiliación. En este caso, el anunciante no paga cuando el lector hace clic en el anuncio, sino cuando realiza una determinada acción (rellenar un formulario, hacer una compra, etc.). La efectividad es mucho menor, pero las comisiones son mucho mayores. Si se está interesado en este tipo de anuncios, existen plataformas intermediarias, como Shareasale, Awin, Clickbank (cursos), Hotmart, Sendowl, Peerfly o Toroadvertising; y  también son muchas las empresas que ofrecen sus propios programas de afiliación, como Amazon, que es la más popular. El importe de la comisión por venta es muy variable. La venta de productos físicos suelen tener las comisiones más bajas (entre el 3 y el 10%) y la de servicios online las más altas (pueden llegar al 70%).
  • Anunciantes privados. En esta opción hay que ser proactivos y contactar con empresas para ofrecerles incluir publicidad en nuestro blog. En este caso se suele pagar por impresión, esto es, por el número de veces que se muestra el anuncio. El indicador que se utiliza en este caso se le conoce como CPM o coste por cada mil impresiones. Otra forma de conseguir anunciantes privados es poniendo anuncios en la web del tipo ‘Anúnciate aquí’. Como se paga por impresión, la comisión suele ser muy baja, por lo que se necesita recibir un gran volumen de visitas, muchas visitas, para que la ganancia sea apreciable. Un tipo de publicidad de esta clase son las reseñas patrocinadas. En este caso, el autor hace reseña de los productos patrocinados a cambio de dinero. Las reseñas se pueden negociar directamente con el anunciante y también existen plataformas que hacen de intermediarios. Este es el caso de Publisuites, Coobis, Space Content o Unancor, entre otros muchos. Se suele pagar entre 20 y 500 euros por un artículo de este tipo (dependiendo del tráfico del blog y de la temática).
Ingresos a través de la publicidad
Ingresos a través de la publicidad

La publicidad suele ser el primer paso de los que buscan ganarse la vida con un blog, sin embargo, pronto se dan cuenta que la competencia es mucha y los ingresos bajos. Para mejorar la rentabilidad hay que acudir a otros procedimientos como:

  • Venta de productos. Como alternativa a la publicidad, el blog puede contar con una tienda desde donde se pueden vender productos. El margen siempre será mayor que con cualquier programa de publicidad, aunque tendremos que ocuparnos de otras labores como el cobro, empaquetado y envío. Son muchos los blogueros que venden sus libros a través de su blog. Si no deseamos ocuparnos de la logística, se puede autopublicar el libro en Amazon, o plataformas similares, y que sean ellos los que se ocupen de esto. Otra alternativa es vender productos de terceros a cambio de una comisión.
    Los productos digitales son un caso particular. Esta es una de las formas más rentables de ganar dinero. No tiene costes de envío y se puede automatizar todo el proceso. Los productos digitales pueden ser desde libros, hasta fotografías, cursos, diseños o códigos de programa (plugins, plantillas, etc.). El inconveniente es que crear un producto digital requiere tiempo y conocimientos específicos. En el caso de los libros digitales, existen plataformas, como E-Junkie, o Amazón, que se encargan del proceso de venta. Otro caso particular cada vez más utilizado son los cursos online. Tiene mucho trabajo crear el curso pero, una vez creado, casi no tiene costes de producción.
  • Venta de servicios. Otra alternativa es la venta de servicios profesionales. Por ejemplo, un blog sobre fotografía, estética o fontanería podría utilizarse para vender los servicios profesionales. Hoy en día, muchos de los servicios se pueden prestar online. Por ejemplo: asesorías, seminarios, clases de idiomas, redacción de contenidos, traducción o conferencias en directo, entre otras muchas opciones.

Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta cuando se crea un blog con la intención de obtener ingresos es elegir una temática adecuada, en la que podamos diferenciarnos de la competencia y sobre la que exista interés. El contenido del blog debe resolver una necesidad, dar respuesta a preguntas o inquietudes reales de sus usuarios.

Sea cual sea la opción de monetización elegida, siempre requerirá estudiar bien las opciones del mercado, elaborar una estrategia y ponerla en práctica con determinación y trabajo.

Más información

REF: SM-PG49

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *