Cabeceras de los paquetes de internet

En las redes de conmutación de paquetes, como es Internet, el flujo de datos a transmitir se divide en trozos pequeños (paquetes) que son transmitidos de forma independiente. Al llegar al destino, los paquetes se vuelven a unir para formar de nuevo el flujo de datos original. Para controlar todo esto, a cada paquete se le añade una cabecera con la información suficiente para que alcance el destino y se puedan reorganizar los datos para reproducir el flujo original.

Leer más