Breve historia de Facebook

En Estados Unidos es muy común que las universidades publiquen libros de fotos de sus estudiantes con datos biográficos básicos (anuarios) que distribuyen entre los alumnos del centro. En el año 2003 Mark Zuckerberg era estudiante de la Universidad de Harvard y se le ocurrió crear un directorio virtual donde se publicara la información del libro de alumnos de su universidad. Lo llamó Facemash.com, pero la aventura le duró unas horas, ya que fue denunciado por violar la política de privacidad y de propiedad intelectual de la universidad y, no solo tuvo que cerrar su directorio, sino que le suspendieron de asistir a las clases. En esas pocas horas, Facemash consiguió 450 usuarios. Zuckerberg abandonaría finalmente la universidad al año siguiente para centrarse en su proyecto.

Zuckerberg, en el centro al fondo, con su equipo de programadores después de crear thefacebook.com

Otros estudiantes de la Universidad de Harvard (Cameron Winklevoss, Tyler Winklevoss y Divya Narendra) llevaban trabajando desde 2002 en la idea la idea de crear un directorio online para los estudiantes de la universidad, así que a finales de 2003 contactaron con Mark Zuckerberg para crear HarvardConnection.com (conocido posteriormente como ConnectU). Aunque Mark aceptó trabajar en ese proyecto, simultáneamente comenzó a desarrollar su propio servicio, thefacebook.com, que lanzó poco después, el 4 de febrero del 2004. Evidentemente, los hermanos Winklevoss y Narendra lo denunciaron por haberles robado la idea, ya que era similar al trabajo que estaba haciendo para ellos. Después de un largo proceso, en 2008 llegaron finalmente a un acuerdo en el que Zuckerberg le pagaría al trio 20 millones de dólares en efectivo y 45 millones en acciones de su red social.

En 2004 Sean Parker, creador de Napster y accionista de Friendster, la red social más extendida en ese momento, fue nombrado por Zuckerberg como Presidente ejecutivo con el objetivo de hacer crecer la red. La primera decisión fue cambiar el nombre por Facebook.com. Aunque Sean Parker sería expulsado en 2005 al ser arrestado por posesión de cocaina, lo cierto es que Facebook dejó de ser un sitio sitio web exclusivo de estudiantes de universidades de Estados Unidos para convertirse en una red social que le permitía a cualquier persona compartir sus gustos con amigos, familiares o personas que tuvieran los mismos intereses.

Zuckerberg se dio cuenta del gran potencial que tiene para la publicidad el disponer de detallados perfiles de usuarios, así que se centró en captar toda la información que le fuera posible y crear herramientas que le permitieran discriminar el potencial comercial de cada uno de ellos. Esto suponía dos cosas: que Facebook era una magnífica plataforma publicitaria para vender productos y servicios y que los propios perfiles de sus usuarios podían suponer un magnífico negocio. Zuckerberg llegó a decir que “la era de la privacidad se ha acabado“. Contrató a los mejores expertos en inteligencia artificial (machine learning) y engagement (se refiere a las técnicas que permiten hacer usuarios adictos al servicio, ofreciéndoles aquello que los engancha) y consiguió crear un modelo de negocio de éxito.

Facebook sacó en 2006 una interfaz (API) que le permitía a otras empresas escribir software que podía ser ejecutado por los usuarios de Facebook directamente desde su perfil. Al ejecutar ese software, los usuarios aceptaban que una empresa externa accediera a sus datos y al de sus contactos. Este fue el agujero por el que entraron varias agencias dedicadas al marketing político y la manipulación online. Entre ellas está el famoso caso de Cambridge Analytica en 2012.

Facebook se extendió en pocos años por todo el mundo. En 2007 alcanzaron los 19 millones de usuarios. Quizás hoy en día parezca una cantidad pequeña, pero a Microsoft le hizo tomar la decisión de comprar el 1,6% de sus acciones por 240 millones de dólares. Con esta adquisición se valoraba a Faceboob en 15.000 millones de dólares.

En los años siguientes, los propios usuarios de Facebook tradujeron la plataforma a distintos idiomas de forma gratuita. Esto hizo que la red creciera rápidamente, contándose sus usuarios por cientos de millones en pocos años.

En 2008 Facebook había crecido enormemente y Zuckerberg se dio cuenta que tenía que contratar a alguien con más experiencia para supervisar el día a día de la empresa. Contrató a Sheryl Sandberg como COO o Directora de operaciones. Sandberg había sido vicepresidenta de operaciones y ventas globales en Google y fue responsable en esa empresa del desarrollo de AdWords y AdSense. Sandberg creó una nueva estrategia que le permitió a Facebook gestionar sus anuncios publicitarios de una forma mucho más eficiente y efectiva, lo que potenció extraordinariamente sus ingresos. El papel de Sandberg se considera clave en el éxito de Facebook.

Facebook siempre ha buscado mecanismos para enriquecer los perfiles de sus usuarios, esto es, para recopilar la mayor cantidad de datos posible. Por ejemplo, el botón ‘Me gusta‘ apareció en 2009. El hecho de decirle a alguien que te gusta algo que ha publicado hizo que la gente, los usuarios, se sintieran escuchados, valorados y atendidos. Por otro lado, para Facebook se convirtió en una magnífica herramienta que le permitía evaluar quién era quién dentro de sus propios círculos y qué cosas generaban interés, interacciones e influencia. El estudio de los Me gusta le ayudaron mucho a Facebook a crear algoritmos automáticos de recomendación.

Facebook salió a bolsa en el año 2012, protagonizando el mejor estreno de una empresa de internet en Wall Street. La empresa fue valorada en 80.000 millones de dólares. Ese mismo año, Facebook compró la red social Instagram por mil millones de dólares y dos años más tarde compraría el servicio de mensajería WhatsApp por 16.000 millones de dólares.

Facebook es una red social online generalista (esto es, social o cotidiana) que se emplea fundamentalmente para estar en contacto con la familia, compañeros de clase o amigos. El servicio social ofrecido permite compartir fotos, vídeos o enlaces así como escribir qué se ha hecho, sentido o pensado recientemente, además de hacer uso de aplicaciones con carácter esencialmente hedonista o expresivo. Facebook tiene miles de millones de cuentas de usuarios en todo el mundo, y sigue creciendo.

En el perfil de cada usuario de Facebook hay un muro donde sus amigos, sus contactos, pueden escribir mensajes, además de disponer de un sistema privado de envío de textos (similar a los correos electrónicos) y de chat (conversación online en tiempo real). También crean grupos de usuarios interesados en temas específicos o en personajes famosos, políticos, organizaciones, o cualquier actividad, incluso comercial. La compañía introdujo en 2006 la posibilidad de crear comunidades para organizaciones comerciales. Otra característica esencial de Facebook reside en una plataforma utilizada por terceros para crear aplicaciones que se utilizan desde el perfil de Facebook. Estas aplicaciones se integran en la propia interfaz de Facebook; conservan su misma estética, y pueden conectarse con casi cualquiera de sus funcionalidades. Existen miles de aplicaciones, algunas de las cuales gozan de un gran éxito.

El resultado es que Facebook conoce los gustos y preferencias de miles de millones de usuarios. Esto permite a empresas u organizaciones anunciantes de todo el mundo dirigir su publicidad al nicho de mercado de su interés, a aquellas personas individuales cuya actividad y detalles de su perfil lo hacen apropiados para comprar un determinado producto o servicio, o incluso, para llegar a pensar de una determinada manera. Facebook, como el resto de redes sociales, es un auténtico campo de batalla para transmitir ideas y crear opiniones. Recordemos el caso de Cambridge Analytica y su clara influencia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Facebook define quiénes somos. Amazon establece lo que queremos y Google determina lo que pensamos.

Karsten Gerloff, en julio de 2013

Como podemos ver, Facebook se ha convertido en mucho más que una plataforma donde sus usuarios comparten intereses con amigos y familiares. Ahora es, además, una magnífica plataforma publicitaria desde donde poder influir en las decisiones de comprar y en las ideas y pensamientos de sus usuarios. Desde el punto de vista comercial, sería interesante conocer la evolución de los servicios de publicidad de Facebook desde sus comienzos y, desde el punto de vista social, cómo ha evolucionado la influencia de las redes sociales en el pensamiento social pero, estas son otras historias.

REF: DOC-PG36

Un pensamiento en “Breve historia de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *